Los grados de pérdida auditiva

Los distintos grados de pérdida auditiva causan distintas dificultades a las personas que las padecen.

Próximo a normal/frontera (21-25 dB) Se oye prácticamente todo, aunque tiene que prestar mucha atención en determinadas situaciones (conversación múltiple, etc). Se crean problemas si la comunicación es importante. Resulta más problemático si la audición de tonos altos falla.

Pérdida leve (26-40 dB) Entender el habla resulta difícil. Oirá bien en ambientes tranquilos (1 ó 2 personas). Tendrá dificultad en captar conversaciones desvanecidas. Tendrá dificultad en oír y entender a personas que no hablen en voz alta. Tendrá dificultad en entender en un entorno ruidoso.

Pérdida auditiva moderada (41-55 dB) Escuchar le produce tensión. Concentrarse siempre es difícil. Tiene dificultad en oír y entender en situaciones ideales (tranquilas). Entenderá el habla una distancia reducida sin gran dificultad. Necesitará que le repitan con frecuencia lo dicho.

Pérdida auditiva moderada-severa (56-70 dB) Puede oír voces altas a 1 ó 2 metros del oído. Puede identificar los ruidos del entorno. Puede distinguir vocales pero no consonantes. Con frecuencia su actitud es ignorar la comunicación (aislarse).

Pérdida auditiva severa (71-90 dB) Puede oír sonidos fuertes a unos 30 cm del oído. Puede identificar ruidos del ambiente. Puede distinguir vocales pero no consonantes. Muchas veces está totalmente ajeno, sin darse cuenta de que le hablan.

Pérdida profunda (91 dB +) Puede oír algunos sonidos fuertes. Su principal vía de comunicación no es la audición.

¿Lo quieres compartir?

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.