El órgano de Corti

Nuestro sentido de la audición depende del correcto funcionamiento de 15.000 células ciliadas de la cóclea, que sirven como interfaz entre las vibraciones mecánicas de los sonidos (habla, la música y otros sonidos ambientales) y las señales eléctricas del cerebro.

Las células ciliadas pueden detectar vibraciones de dimensiones atómicas por debajo de 0,2 mm, y pueden responder más de 20.000 veces por segundo. Estas células no pueden regenerarse, por lo que su atrofia debido a la edad o  destrucción debido a sonidos fuertes, o ciertos medicamentos, causan sordera permanente.

http://www.youtube.com/watch?v=1JE8WduJKV4[/youtube

La pérdida de sensaciones ocurre a menudo en las frecuencias agudas, y se vincula a la degeneración de las células ciliadas cercanas a la parte basal de la cóclea. Las células ciliadas detectan los estímulos acústicos y los convierten en un río de impulsos eléctricos que son dirigidos al cerebro.

Las células ciliadas son los receptores sensitivos para todos los componentes del oído interno, incluido el órgano de la audición, la cóclea y los tres canales semicirculares, el sáculo e utrículo. En todos estos, las células ciliadas están fuertemente ancladas a las células de soporte en una lámina.

En la cóclea, esta lámina de células conocida como Órgano de Corti, se mantiene en una membrana movible llamada membrana basilar. La mayoría de las células ciliadas  contactan con una superficie gelatinosa llamada membrana tectorial. Las células ciliadas no tienen axones, pero realizan un contacto sináptico con los extremos de las fibras nerviosas aferentes y eferentes que viajan en el VIII nervio craneal. Las fibras aferentes, neuronas bipolares con cuerpos de célula situadas en el ganglio espiral, transmiten el mensaje auditivo al cerebro, mientras que los axones eferentes mandan las señales desde el cerebro a la cóclea. Las cócleas de los mamíferos (y pájaros)  contienen dos tipos de células sensoriales, las células ciliadas externas y las células ciliadas internas, que tienen distintas funciones en la inervación. Mientras que las aferentes emanan de las células ciliadas internas, las eferentes emanan de las células ciliadas externas.

Los estímulos sonoros que alcanzan la cóclea producen vibraciones en la membrana basilar y en la membrana tectorial. Los movimientos  de las dos membranas excitan las células ciliadas curvando los manojos de ambas células. Cada célula ciliada contiene en su parte superior  unos pequeños cilios llamados estereocilia. Son proyecciones cilíndricas, ancladas a la célula ciliada. Cada estereocilio contiene filamientos de actina, que se extienden en toda su longitud. El número reducido de filamentos de actina en su base hace que este sea el punto mecánico más bajo en referencia a la curvatura de la estereocilia. Todos los estereocilios se mueven siempre en la misma dirección, debido a que los estereocilios pivotan sobre su propia base, y a que están unidos por unos pequeños filamentos, llamados puentes fibrilares.

¿Lo quieres compartir?

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.