Niños: adaptación pediátrica

¿Cómo podemos acostumbrar a un bebé con pérdida auditiva a llevar audífonos?

Los niños muy pequeños pasan mucho tiempo durmiendo y durante ese período no llevan los audífonos. Pero a medida que el niño crece, va aumentando el tiempo que pasa despierto, en el cual el uso de los audífonos es primordial. Esto supone un proceso de aprendizaje, para los padres y para el niño. Este aprendizaje requiere paciencia y perseverancia.

La primera reacción es de sorpresa, lo cual es perfectamente comprensible, y suele ir acompañada del deseo de quitarse los audífonos. Conforme el niño empieza a asociar el sonido con el significado, el impulso de quitarse el audífono debe ir disminuyendo.

Los padres pueden empezar estableciendo que los audífonos son parte de la rutina matinal. Esto juega un papel importante a la hora de establecer una comunicación entre los padres y el niño desde el primer día. Todos los padres hablan a sus hijos cada mañana (les dan los buenos días, les hablan de las cosas que están haciendo, como lavarse, vestirse, etc). Si se le ponen los audífonos al principio de todo esto y no al final, los padres y el niño podrán establecer una rutina que es la clave para que el niño pueda identificar la voz de los padres. Llevar el audífono durante esos momentos tan entrañables también aportará una connotación positiva hacia los audífonos a ambas partes.

A veces la transición al uso continuado es todo un reto. Si el niño rechaza repetidamente la amplificación, puede pedirle al audiólogo / audioprotesista que:
– Examine el estado auditivo del niño
– Revise el ajuste y el estado del molde auricular
– Ajuste el codo y el audífono a la oreja (el aparato tiene un codo adaptado y/o se adapta perfectamente a la oreja)
– Compruebe el funcionamiento y los ajustes de los audífonos
– Compruebe si hay cera en el conducto auditivo

CONSEJO: Es muy motivador anotar las horas de uso del audífono en un calendario. Esto le animará a conseguir el objetivo de un uso continuado. Algunos padres anotan también los nuevos sonidos a los que el niño reacciona, o los sonidos que el propioniño hace, para tener una imagen más completa y poder seguir los progresos. El desgaste de la pila también puede indicarse en el calendario.

Durante los periodos en que no se usen los audífonos, deberán guardarse fuera del alcance de la curiosidad de los demás hermanos y de los animales domésticos. Cuando no se usen durante cortos periodos de tiempo, deberán apagarse los audífonos para preservar la pila. Al adquirir los audífonos, compruebe que el portapilas resiste las manipulaciones, a fin de preservar las pilas de algunos dedos curiosos. Para saber más haga click aquí.

¿Lo quieres compartir?

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.