Niños: moldes para audífonos

El especialista infantil debe considerar el estilo, material, color, longitud y frecuencia de cambio de los moldes anatómicos de los audífonos. Tres son los aspectos básicos determinantes a la hora de seleccionar el tipo de molde:

  1. Estanqueidad necesaria. Determinada principalmente por la ganancia del audífono.
  2. Seguridad de uso. Determinada por las características y tipo de actividad del niño.
  3. Posibilidad de modificaciones acústicas determinadas por el tipo de pérdida, patologías en el c.a.e y oído medio.

El molde flexible blando (biopor) es el más adecuado para los niños más pequeños. No obstante, es la valoración precisa de los tres aspectos citados anteriormente lo que nos hará decidirnos por un tipo u otro de molde.

El cambio del molde anatómico está  condicionado por la aparición del feedback (pitidos) y  por cambios en la valoración de los aspectos citados, no pudiendo establecerse nunca unos tiempos fijos para la renovación aunque sí se sugieren frecuencias de recambio de acuerdo al crecimiento del niño y como orientación para los padres. En ningún caso debe condicionarse la ganancia del audífono a la aparición de feedback. Aspectos como la longitud del canal, pueden tener gran importancia en la adaptación
infantil, al condicionar de forma importante el volumen de aire residual en el conducto, con las consecuencias sobre la presión de sonido obtenida.

¿Lo quieres compartir?

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.