Oír, escuchar y comprender

¿Cuál es la diferencia entre oír, escuchar y comprender? Antes de nada, debemos tener claro que las tres acciones forman parte de la comunicación.

Oír depende del buen funcionamiento de los oídos, del mismo modo que la vista depende de las buenas condiciones de los ojos. De todas formas, a diferencia de los ojos, si los oídos están en buen estado físico están funcionando las 24 horas del día. De todos modos se da una circunstancia que debemos tener en cuenta y es que cada día oímos sonidos (tráfico, conversaciones, ruido) sin «escucharlos».

Escuchar implica mucho más que el buen estado físico de los oídos. También significa que se está atento a lo que se está diciendo o escuchando. Al contrario de la audición, las personas podemos escoger entre escuchar o no. Si los sonidos que oye no le interesan, o está cansado o nervioso, se tiende a dejar de escuchar.

En otras palabras, las personas pueden tener una audición excelente y no escuchar. Debido a la pérdida auditiva, la tarea de escuchar requiere más concentración y esfuerzo. Al iniciao de una dapatción de audífonos puede ser que se canse y deba mejorar sus habilidades de concentración para poder dejar fuera los sonidos que no son importantes.

La comprensión combina el oír y el escuchar, e implica que la persona reacciona correctamente gracias a la comprensión del mensaje. En el caso de las personas que usan audífonos y tienen una pérdida auditiva importante, pueden oír, se esfuerzan por escuchar, pero a veces no reciben la información suficiente para reaccionar adecuadamente ya que no han comprendido bién el mensaje. Esto ocurre en mayor medida cuando el mensaje está fuera de contexto. En estos casos, las personas deberán aprender cuales son los nuevos sonidos y aceptarlos antes de poder comprenderlos.

¿Lo quieres compartir?

1 Comment

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.