Fatiga auditiva

Todos sabemos que los ojos se cansan con el trabajo prolongado y esforzado de la vista. Lo mismo ocurre con los oídos, sobretodo si existen desórdenes auditivos que conllevan transtornos en la percepción sonora. Uno de los métodos de exploración más sencillos con el que los audiólogos pueden comprobar este fenómeno es la prueba del deterioro del umbral auditivo auditivo.

La prueba del deterioro del umbral auditivo consiste en emitir, a través del audiómetro, un sonido de prueba de intensidad apenas audible por el paciente durante uno o dos minutos. Si el oído interno funciona correctamente, la persona oirá el sonido durante todo el tiempo. Pero si el oído interno se fatiga enseguida el sonido desaparecerá antes del primer minuto. En estos casos habrá que aumentar la intensidad del estímulo sonoro una o varias veces para que vuelva a ser perceptible. Cuando el empeoramiento del umbral auditivo supera los 10 dB en el primer minuto.

¿Lo quieres compartir?

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.