Exóstosis: oído de surfista

La exóstosis es un crecimiento óseo en el conducto auditivo externo.  Estos crecimientos óseos, que provocan el estrechamiento del canal auditivo, son el resultado de la irritación del conducto auditivo externo debido a la repetida exposición al agua fria.

Es por ello que a este desorden auditivo se le denomina «oído de nadador», «oído de submarinista» y en países de habla inglea «surfer´s ear». Este desórden auditivo es normalmente bilatateral.

Normalmente la exóstosis no causa ningún síntoma previo, sólo retención de agua en el conducto y infecciones repetidas. A media que la exóstosis crece, comienza a llenar el canal auditivo, lo que provoca que el agua quede atrapada con facilidad. La alteración de la morfologia del canal y provoca infecciones (otitis externas) que son más complejas de tratar. La exóstosis ráramente provoca pérdida auditiva y en los casos más graves, en los que el crecimiento óseo llega a actuar como un tapón, se resulve quirúrgicamente. Las personas que  realizan actividades que pueden predisponer a padecer exóstosis deben usar tapones de baño.

 

¿Lo quieres compartir?

1 Comment

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.