Prevención: exposición al ruido y la música

Las diferencias entre la exposición continuada a música y ruido se deben principalmente a diferencias en los rangos dinámicos de la intensidad y las características temporales y no tanto a diferencias espectrales y picos de intensidad de la señal.

En general la música tiene un mayor contenido de energía en frecuencias agudas. Esta energía en las frecuencias agudas y los habituales bajos niveles de reverberación es la que ocasiona que las pérdidas por exposición a la música presenten  audiometrías asimétricas en contraste a las pérdidas auditivas ocasionadas por exposición al ruido.

Entre 1968 y 1999 se realizaron numerosos estudios que buscaban encontrar un modelo que relacionara la exposición a ruido y la bajada permanente de los umbrales auditivos (permanent thresholdv shift / PTS). A modo de resumen podemos decir que la exposición a sonidos de 85 dBA puede ocasionar, pequeñas pero medibles, bajadas permanentes en los umbrales auditivos.

La exposición a niveles elevados de intensidad debe correlacionarse con el tiempo de exposición. Esta relación de denomina exchange rate o ratio de exposición . Un exchange rate de 3 dB significa que la exposición es idéntica si la personas se expone a un nivel de sonido 3dB más intenso pero la mitad de tiempo. Simplificando, cuanto más intenso el sonido, menos tiempo podemos estar expuestos a él.

 

¿Lo quieres compartir?

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.