Mediciones en oído real (1)

La implementación de las mediciones con sonda microfónica en oído real (REM) ha conducido a los profesionales de la salud auditiva a una mejora en sus procedimientos.

A menudo, los profesionales acontecen confundidos debido a la densidad de la literatura existente acerca de las mediciones en oído real.

Esto conlleva en muchos casos que el profesional desestime el uso de este tipo de mediciones en el momento de adaptar audífonos.

Para redirigir esta dificultad, este artículo ofrece una visión general y simple de los procedimientos de uso con medidas REM.

Específicamente, proporcionaremos al lector las explicaciones de las distintas pruebas que se hacen, cómo se realizan, y lo más importante, para qué sirven. Los lectores que tengan interés en conocer más de las REM, pueden consultar a Mueller, Hawkins y Nothern (1992).

audiopacks audifonos barcelona mediciones oido real rem

Factores previos a la medición:

Aunque las pruebas con sonda en oído real son una prueba válida para conocer la respuesta de los audífonos en el oído real, hay un nombre de factores que pueden tener impacto en los resultados (Hawkins y Muelles, 1986, 1992; Ickes et al, 1991; Stelmachowicz et al, 1990).

Este artículo integra esta información en los protocolos recomendados para realizar la medición. De todas maneras, el principal propósito de este artículo es el de proporcionar al lector una idea general y práctica referente a los procedimientos y a la terminología.

A. Calibración de la Sonda

La mayoría de los sistemas de medición requieren calibrar previamente la sonda antes de realizar la medición en oído real. La calibración tiene en cuenta los efectos acústicos que afectan a la sonda cuando el sonido viaja a través del canal auditivo externo.

Debido a que los valores de calibración se tendrán en cuenta en las interpretaciones de las pruebas a partir de correcciones matemáticas, ésta deberá hacerse con el máximo cuidado y rigurosidad. El audiólogo debe consultar las instrucciones de calibración en el manual del fabricante y conocer las curvas que este puede dar.

B. Examen mediante Otoscopia

Antes de realizar ninguna medición, es importante realizar un examen con otoscopio. Esto sirve para proporcionar información acerca de un nombre importante de factores que podrían tener impacto en los resultados, incluyendo la presencia de cerumen que podría interferir en la colocación de la sonda y/o bloquear el paso del sonido.

Si el CAE aparece ocluído o si el cerumen está localizado en una zona que puede afectar la colocación de la sonda, deberíamos retirarlo o derivar al paciente a un médico Otorrinolaringólogo.

El examen con Otoscopia siempre proporciona detalles acerca de la anatomía específica del canal, lo cual es de gran utilidad cuando realizamos la prueba REM.

C. Posición del altavoz

La posición del altavoz respecto al paciente es otra consideración importante a realizar cuando hacemos pruebas REM. Como ha sido documentado (Hawkins y Mueller, 1986, 1992; Ickes et al, 1991) la distancia y grados Azimuth pueden afectar los resultados de la prueba.

Esto es particularmente importante cuando usamos el método de sustitución de la ecualización del campo de sonido (ver Preves y Sullivan, 1987 y Hawkins y Mueller, 1992).

La mayoría de fabricantes recomienda distancias entre el altavoz y el paciente de entre 0,5 y 1,0 metro. Esta distancia es adecuada tanto para el confort del paciente (no moltestarlo poniendo el altavoz demasiado cerca) como para la nitidez de la señal (minimizar la contribución del ruido y la reverberación).

Respecto a los grados azimuth, hay dos posiciones ámpliamente aceptadas; 0 grados azimuth y 45 grados azimuth, mientras que 90 grados azimuth comporta errors importantes y debería ser evitada (Mueller, 1992; Ickes et al, 1991).

Como hemos comentado anteriormente, los audiólogos deberían revisar la información proporcionada por el fabricante del equipo para determiner los protocolos recomendados de su equipo.

Por ejemplo, Audioscan recomienda posicionar el paciente en frente del altavoz (0 grados azimuth) y a una distancia de entre 0,45 y 0,6 metros.

D. Posición de la sonda

Para las medidas en oído real, una colocación precisa de la sonda resulta indispensable. Las recomendaciones habituales respecto a la colocación de la sonda son:

  1. Colocar el extremo de la sonda a unos 5 mm de la membrana timpánica para evitar ondas estáticas y para asegurar que los componentes de frecuencias agudas de la respuesta son debidamente medidas. Como Dirks y Kincaid (1987) ilustraban, a mas cerca está la sonda de la membrana timpánica, más precisos son los resultados de las frecuencias agudas. En la práctica clínica, una posición de 5 mm del tímpano es apropiada y proporciona una variabilidad máxima de aproximadamente 2 dB respecto a los valores reales del tímpano en los 8 kHz.
  2. Colocar el extremo de la sonda aproximadamente a 3-5 mm más hacia el tímpano respecto al extremo del molde o del auricular para audífonos Intrauriculares. Deberíamos tener en cuenta que esta recomendación no es necesaria para audífonos muy insertados en el canal / CIC (Completamente en el canal) – (ANSI S3.46-1997). Scollie et al. (1998) sugieren tener mucha precaución para audífonos CIC, pues debido a la profundidad de estos audífonos, la colocación de la sonda más allá de la punta del audífono, podría tocar el tímpano.
¿Lo quieres compartir?

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.