La Cóclea: Bases fisiológicas e implicaciones en la clínica

Las personas que sufren hipoacusia neurosensorial padecen de una pérdida de sensibilidad en su audición que les genera dificultades de comunicación en su día a día. Pero este no es el único factor asociado.

El daño en la cóclea produce una serie de cambios en la percepción del sonido que van más allá de los umbrales para su detección. Uno de estos cambios es la reducción de la selectividad frecuencial.

audiopacks audifonos barcelona coclea bases fisiologicas implicaciones clinica

La selectiviadd frecuencial se refiere a la habilidad del sistema auditivo para separar u obtener la resolución de los componentes espectrales en un sonido complejo.

Es decir, si tocamos a la vez dos diapasones, podremos diferenciar dos tonos distintos, cada uno correspondiente a su frecuencia. Esta habilidad la conocemos como Análisis frecuencial o Resolución frecuencial.

La Resolución frecuencial depende en gran parte de las filtraciones que se producen en la cóclea. Para entender la Resolución frecuencial es necesario conocer los cambios que se producen en la Membrana Basilar cuando esta se desplaza por el movimiento de los líquidos.

Cuando la ventana oval es golpeada por la base del estribo, se crean distintas presiones en la superficie de la Membrana Basilar. Estas presiones originan una ola viajera que se desplaza desde la Base hasta el Apex de esta. La amplitud de esta ola incrementa al inicio y disminuye a medida que avanza hacia el Apex.

La respuesta de los distintos sonidos y de sus frecuencias está relacionada con las propiedades mecánicas de la Membrana Basilar. En la Base es estrecha y rígida, y por consiguiente causa una mejor respuesta de las frecuencias agudas. En el Apex la Membrana Basilar es más ancha y no tan rígida, y por consiguiente causa una mejor respuesta en las frecuencias graves.

En cada parte de la Membrana Basilar se producen una serie de sintonizaciones. El punto donde hay más desplazamiento de la ola viajera lo llamaremos Frecuencia característica o Frecuencia mejor (ver gráfica más abajo), y se origina debido a dos mecanismos.

El primero es un mecanismo pasivo, y se refiere a las propiedades mecánicas de la Membrana Basilar que ya hemos comentado y de las estructuras que la rodean. Su funcionamiento es lineal.

El segundo mecanismo es activo y hace referencia al funcionamiento de las células ciliadas externas. Su funcionamiento es no-lineal. Por no-lineal entendemos que cuando la magnitud de la señal de entrada aumenta, la respuesta producida por la membrana basilar no crece en la misma proporción.

Con sonidos de entrada suaves (20-30 dB) la amplificación es constante y aumenta rápidamente, pero cuando se producen sonidos de entrada más intensos (80-90 dB), la amplificación se reduce progresivamente, por lo que decimos que la cóclea funciona de forma no lineal y compresiva.

A partir de este momento la energía pasará de ser mecánica a eléctrica debido a un cambio de polarización. Se generará la liberación de los neurotransmisores y se producirá la transformación de la información sonora en un mensaje neural que será analizado por el cortex cerebral. Las fibras aferentes son las encargadas de conducir la información al cortex cerebral.

Referente a la clínica, es importante realizar inicialmente la Impedanciometría para descartar cualquier patología de oído medio. Posteriormente realizaremos Otoemisiones acústicas (OAE) para saber si hay respuesta de las células ciliadas externas.

A las pruebas de Umbrales auditivos por VA, VO y Logoaudiometría deberemos añadir la prueba de UCL. En el caso de que no haya respuesta conductual por parte del paciente, podemos realizar pruebas de Potenciales evocados de estado estable (PEA-EE).

Cuando una persona tiene dañadas las células ciliadas externas, la cóclea deja de tener la capacidad para comprimir los sonidos fuertes, originando reclutamiento (crecimiento anormal de la sensación sonora). Si nos fijamos en el funcionamiento de los audífonos actuales WDRC (Wide Dynamic Range Compression), la amplificación de las entradas suaves es mayor que en entradas de sonido de mayor intensidad.

Además, el control de la salida máxima (MPO) es fundamental para comprimir la señal y no sobrepasar el UCL (disconfort) del paciente. Vemos como los audífonos funcionan siguiendo los patrones de no linealidad y de compresión de los mecanismos activos de la membrana basilar.

Cuando una persona tiene dañadas las células ciliadas internas en las frecuencias agudas, se originan zonas cocleares muertas que no podemos amplificar con audífonos. La Transposición frecuencial es una prestación tecnológica que aportan algunos fabricantes y que desplaza la amplificación hacia frecuencias colaterales más graves donde todavía hay células ciliadas internas.

El conocimiento de la anatomía y fisiología de la cóclea es fundamental para entender el funcionamiento de los audífonos y el tratamiento que debe recibir el paciente. Es clave también para poder asesorar adecuadamente, limitando las expectativas si es necesario antes de empezar un proceso de rehabilitación auditiva.

¿Lo quieres compartir?

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.