Mediciones en oído real (7): RECD

F. RECD (Diferencia entre Oído Real y acoplador)

Es la diferencia en decibelios en las distintas frecuencias, entre el SPL medido en oído real y en un acoplador 2cc, producido por un transductor que general la misma señal de entrada.

Dadas las diferencias de volumen e impedancia que existen entre el oído y el acoplador, los valores obtenidos en RECD son normalmente iguales o mayores que 0 (ej: mayor salida en el oído que en el acoplador para la misma intensidad de señal de entrada).

Como podemos esperar, los valores de RECD varían en función de la edad del sujeto explorado (los niños generalmente presentan un valor de RECD mayor que los adultos) e incluso varían entre sujetos de la misma edad (Feigin et al, 1989).

Un RECD negativo puede indicar un sellado inadecuado del transductor (tulipa de espuma), un oído más grande de lo normal o una perforación timpánica (Martin et al., 1997).

¿Cómo lo medimos? (RECD)

La mayoría de los equipos disponibles de los distintos fabricantes incorpora mediciones automáticas de RECD en el software. Es recomendable leer las instrucciones del equipo para averiguar la forma de establecerlo de forma automática (ver Moodie et al., 1994 para más información). Los pasos más habituales son los que comentamos a continuación:

1. Mediciones en acoplador:

  1. Adjunta el transductor usado para generar la señal en el jack del altavoz si es necesario.
  2. Adjunta el acoplador 2cc en el micrófono del acoplador.
  3. Introduce la señal.
  4. Guarda los resultados obtenidos (la mayoría de equipos guarda la respuesta de forma automática)

2. Medición el oído real:

  1. Realizamos examen visual con Otoscopio.
  2. Colocamos la sonda en el canal auditivo, con el final del tubo a la altura de la escotadura intertráguica (a unos 5 mm del tímpano)
  3. Acoplamos el transductor a la tulipa de espuma standart (o tubo del molde)
  4. Insertamos la tulipa de espuma (o molde a medida) al oído del paciente, teniendo cuidado de no desplazar la sonda insertada.
  5. Introducimos la misma señal que la que hemos usado en la medición con acoplador.
  6. Guardamos los resultados de la medición en oído real.
  7. Restamos la respuesta guardada del acoplador de lamedición que hemos realizado en oído real para conocer el RECD. (La mayoría de equipos calculará las diferencias entre oído real y acoplador automáticamente).

En la gráfica 10 vemos un ejemplo de diferencia entre oído real y acoplador (RECD) obtenidos con Audioscan RM500. Las dos curvas superiores representan la respuesta en oído real y la respuesta con acoplador, las dos usados con la misma señal de entrada. Las dos curvas inferiores representan las mediciones RECD (las curvas de respuesta de la diferencia entre el oído real y el acoplador) y el RECD apropiado según la edad (línea punteada) para realizar la correcta comparación.

¿Por qué debemos realizar estas mediciones? (RECD)

El RECD es una herramienta importante para ayudar al professional durante los distintos momentos del proceso de adaptación. Por ejemplo, el RECD permite convertir la información recogida con auriculares de inserción de dB HL a dB SPL (Scollie et al, 1998), ajustando los valores usados en la calibración del acoplador 2cc con auriculares de inserción.

Esto es interesante para metdologías de adaptación que usan el formato SPL-O-GRAM (ej: DSL). Los valores de RECD pueden usarse también para converter los objetivos en oído real a los objetivos de acoplador 2cc para ayudar al profesional a la correcta selección de los audífonos más adecuados para el paciente.

La utilidad más importante del RECD es predecir la salida máxima en oído real cuando medimos los audífonos en el acoplador 2cc. Dado que el RECD nos permite conocer la diferencia entre la salida en el oído real y el acoplador 2cc, la salida del audífono en oído real (ej: REAR, RESR) puede predecirse minuciosamente en una horquilla de 2dB (Seewald et al, 1999).

La habilidad del predecir la salida del audífono ofrece un número de ventajas, los cuales, como describe Seewald (1997) incluye lo siguiente:

1. El audiólogo conocerá los niveles de amplificación que se mandan al oído del paciente.

2. Las propiedades acústicas del oído y del molde (si el RECD se realiza molde) se tendrán en cuenta. Esto ayuda a evitar errores que pueden suceder cuando se usan valores promedio durante el proceso de adaptación.

3. Todas las curvas de respuesta de los audífonos pueden ser verificadas en la sala audiométrica, bajo las condiciones acústicas apropiadas.

4. El grado de cooperación y la cantidad de tiempo requeridos en el proceso se ven notablemente reducidos.

¿Lo quieres compartir?

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.