¿Cómo ayudar a los mayores?

La presbiacusia  es la pérdida de la audición que aparece con la edad.

Puede ser causada por cambios: en el oído interno, el nervio auditivo, el oído medio y menos habitualmente en  el oído externo.

Otras causas asociadas son la exposición a ruidos fuertes, la herencia, lesiones en la cabeza, infecciones, enfermedades, ciertos medicamentos recetados y problemas de circulación, como la presión arterial alta.

Los acúfenos o tinnitus son comunes en las personas mayores y se caracterizan por silbidos o zumbidos en los oídos. Los acúfenos en las personas mayores son habitualmente causados por la exposición a ruidos fuertes o ciertos medicamentos.

Los audífonos puede ayudar a las personas mayores que padecen pérdida auditiva y sufren acúfenos. Si bien no les devuelve una audición perfecta, proporciona una mayor estimulación de sonidos.

Los audífonos amplifican las vibraciones del sonido. Mayores vibraciones se convierten en más señales que son enviadas al cerebro. Sin embargo, existen límites a la amplificación de un audífono puede proporcionar.

Además, si el oído interno está demasiado dañado, incluso mayores vibraciones sonoras no serán convertidas en señales. Las personas mayores deben ser visitadas de forma periódica por un otorrinolaringólogo: médico especializado en el tratamiento de la oreja, la nariz y la garganta. Un audiólogo es un profesional de la salud que lleva a cabo pruebas para determinar la pérdida de la audición.

Para ayudar a las personas mayores que tienen pérdida auditiva:

  1.     Sea paciente.
  2.     Reduzca el ruido de fondo antes de hablar.
  3.     Sea expresivo. Use gestos y expresiones faciales clarificadores.
  4.     Colóquese a 2 metros  antes de hablar para que le puedan ver la cara. Y no se tape la boca o mastique cuando habla.
  5.     Pídale a su interlocutor que repita lo que ha dicho para asegurarse de que la persona con pérdida auditiva entiende. Reformule lo que usted ha dicho.
  6.     Hable a un ritmo normal – no demasiado rápido ni demasiado lento.
  7.     Hable más alto, pero no grite. Gritar distorsiona las palabras. Además, no baje el volumen de su voz al final de una frase.
¿Lo quieres compartir?

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.