¿Cómo ha cambiado su vida?

Su cerebro registra tantos nuevos sonidos durante el período inicial en que ha comenzado a usar audífonos, que usted puede pensar que presta más atención al ambiente que le rodea que antes.

Sin embargo, esta fase pasa rápidamente y enseguida notará que se focaliza en los sonidos necesarios, que le aportan información útil.

Más que estar pendiente de cada palabra y su relación entre frases, automáticamente comenzará a entrar en la conversación y a tomar parte de ella.

La adaptación a un volumen más alto

Al principio muchos sonidos parecen más fuertes que antes de ponerse los audífonos. Esto es normal y no es porque el volumen se haya fijado demasiado alto.

La razón y el porqué puede parecer alto es que el cerebro había ajustado automáticamente la captación a un volumen más bajo (que era el que percibía) y por ello necesita reajustarse a su nivel original.

Dar a sus audífonos las mejores precondiciones. Para ello se usan “atajos” como:

  1. Antes de ir al cine o al teatro, llame y pregunte si suministran ayudas para escuchar o si disponen de bucle magnético (tecnologías que pueden facilitarle escuchar con audífonos).
  2. Cuando reserven una mesa en un restaurante, intenten conseguir las zonas más tranquilas y la ubicación de las sillas debe estar frente al ruido.
  3. Al asistir a seminarios, intente llegar pronto y sentarse a primera fila.
  4. No dude en preguntar al presentador si va a utilizar micrófono.

Nuestro cerebro filtra los sonidos que no son importantes. Al principio muchos sonidos parecen más fuertes que antes de comenzar su periodo de prueba de 30 días de sus nuevos audífonos.

Si quiere saber más acerca de las cosas habituales que pueden sucederle durante el proceso de adaptación a sus audífonos haga clic aquí.

¿Lo quieres compartir?

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.