La audición con ruido

Lo que comúnmente denominamos pérdida de audición puede ser clasificada por dos tipos de pérdida: la pérdida de la capacidad de audición y la pérdida de la claridad. Sabemos por la ciencia audiológica básica que la pérdida de la capacidad de audición o audibilidad, se atribuye al daño de las células ciliadas externas.

También sabemos que hay una relación bastante predecible entre los umbrales y la cantidad de ganancia que un paciente necesita para restaurar la audibilidad. La pérdida de la claridad, en cambio, se atribuye a los daños de las células ciliadas internas o al daño del sistema nervioso auditivo central. Sabemos también que existe una relación bastante impredecible entre los umbrales audiométricos y que la pérdida de claridad.

Los fundamentos detrás de la audición en ruido audiopacks audifonos

La pérdida de la claridad es generada por una sensación de distorsión y no se subsana con ganancia. Por otro lado, si puede ser cuantificada con la prueba audiométrica vocal en ruido (SIN: speech in noise) que mide directamente la pérdida de relación señal ruido (pérdida SNR). Sabemos que no se puede determinar de forma eficaz la dificultad de un paciente en función de tonos puros o puntuaciones de reconocimiento de palabras en silencio por sí solas. Es gracias a la audiometría vocal en ruido (frases con distintos grados de ruido de fondo)que podemos crear escenarios de escucha similares a los del mundo real y evaluar el desempeño de una persona con audífonos. La pruebas de audiometría vocal en ruido ayudan a descifrar y cuantificar la cantidad de pérdida de distorsión que pudiera haber.

Otro punto clave a considerar cuando estamos realizando una audiometría vocal en ruido es el hecho de que el lenguaje es redundante. En realidad, hay dos tipos de redundancia : la extrínsica y la intrínsica. La redundancia extrínseca es ser capaz de utilizar las reglas del lenguaje (sintaxis y gramática) para llenar los espacios en blanco que faltan. Este tipo de redundancia es una estrategia compensatoria clave a medida que envejecemos. La redundancia intrínseca o interna es la capacidad del sistema auditivo para llevar el mensaje a los centros del lenguaje del cerebro. Esto también es algo muy afectado en un sistema auditivo envejecido.

Todo esto nos plantea alguna preguntas como: ¿cómo el envejecimiento afecta a la percepción del habla en ruido? ¿Cómo afecta a las redundancias internas? ¿Y cómo afecta el procesamiento auditivo central a la percepción del habla en ruido?

Una de las principales conclusiones es que a pesar de que la pérdida de audición suele ocurrir en la periferia, la pérdida auditiva sigue siendo el principal predictor de la percepción del habla en ruido, aunque hay un efecto secundario muy fuerte causado por la cognición y el procesamiento auditivo central. A la luz de estos resultados , debemos considerar seriamente la relación entre el procesamiento auditivo central, el envejecimiento, y la percepción del habla en ruido. La audiometría vocal en ruido refleja esos desafíos audiológicos.

¿Lo quieres compartir?

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.