La burbuja auditiva

La distancia es clave. La mejor forma de asegurarse de que su hijo puede oírle de forma correcta es situarse a 1,5 m de él cuando le hable. La comunicación a distancias superiores a esta “burbuja auditiva” (área próxima de audición) probablemente hará que pierda partes del mensaje.

En función del grado de pérdida auditiva del niño, la “burbuja auditiva” puede ser mayor o menor a 1,5 metros. Trate de saber a qué distancia su hijo es capaz de oírle con certeza y manténgala.

Audiología pediátrica: La burbuja auditiva

La voz del padre puede resultarle más fácil de oír y la “burbuja auditiva” será mayor o menor en función de las características vocales del familiar. Es el niño quien debe responderle cuando usted esté dentro de su “burbuja auditiva”.

A medida que crezca, su hijo deberá reconocer las distancias auditivas fundamentales en entornos con varios niveles de ruido. Su hijo deberá aprender a asumir la responsabilidad de adaptarse a distintos oradores y a condiciones auditivas muy diversas.

Los audífonos ofrecen mejores resultados en situaciones auditivas cercanas y silenciosas. Hablarle desde el otro extremo de una habitación o a una distancia desde el exterior resultará frustrante tanto para usted como para su hijo, a menos que realice las adaptaciones necesarias para asegurarse de que capta el mensaje

¿Lo quieres compartir?

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.