Presuntos ataques acústicos

El pasado 17 de febrero el Departamento de Estado y la Embajada de Estados Unidos en La Habana informaron por primera vez al Ministerio de Relaciones Exteriores y a la sede diplomática de Cuba en Washington, la ocurrencia de presuntos ataques acústicos entre noviembre de 2016 y febrero de 2017.

Según han trasladado las autoridades norteamericanas, estos incidentes se produjeron con la ocupación de dispositivos sònics de largo alcance y ocasionaron afectaciones a la salud de funcionarios de esta sede diplomática y sus familiares.

¿Qué es un ataque acústico?

Se define como ataque acústico la emisión de altos decibelios  (dB) de sonido para generar diferentes reacciones físicas y cognitivas con finalidades de neutralización, a través de la ocupación de armas no letales o equipos disponibles al mercado.

En Cuba no existe este tipo de tecnología y está prohibida la importación comercial de cualquier equipamiento con estas funciones, por lo cual su introducción al país solamente podría realizarse de manera ilegal.

Desde la primera notificación de los alegados acontecimientos acústicos, las autoridades cubanas asumieron con seriedad las informaciones trasladadas por los norteamericanos. Se desarrolló una exhaustiva investigación, indicada por la máxima dirección del gobierno cubano, en la cual se desplegaron múltiples acciones de instrucción, periciales, técnicas y operativas, para esclarecer los presuntos hechos en un área nueva, pues no existen precedentes de este tipo de agresiones en Cuba, ni en otras partes del mundo.

Sobre este tema, el Teniente Coronel Francisco Estrada Portales, de la Sección de Investigación Criminal del Ministerio del Interior, reveló un grupo de acciones de instrucción desarrolladas, entre ellas: la presa de declaraciones a testigos residentes en las zonas adyacentes con los lugares de ocurrencia de los hechos; la emisión de despachos a diferentes instituciones porque certificaran asuntos de interés para la investigación; mediciones del espectro radioeléctrico y sonoro a las zonas de ocurrencia de los hechos, así como la presa de muestras específicamente sonoras en estos ambientes.

Durante todo el proceso investigativo, las autoridades cubanas han mantenido actualizadas a sus contrapartes norteamericanas mediante notas verbales entregadas a la embajada de Estados Unidos, y encuentros diplomáticos y de seguridad

¿Lo quieres compartir?

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.