¿Le molesta su propia voz?

Una de las situaciones desagradables más comunes de los usuarios de audífonos es la presencia de eco, sensación de retumbe o de resonancia de la propia voz.

La causa principal es el taponamiento del Conducto auditivo externo (CAE) que puede estar provocado por:

  • Ventilación insuficiente o taponada por cerumen.
  • Cavidad residual del conducto disminuida o alterada por una errónea confección del molde o del audífono, o por la existencia de una patología que lo genera (exostósis, malformación del CAE o cerumen).
  • Excesiva ganancia en frecuencias graves.
  • Desequilibrio excesivo de ganancia entre las distintas bandas de las que se compone el audífono.

Entendemos por cavidad residual la distancia entre el tímpano y el extremo interior del molde o cápsula. La adecuada confección del molde es fundamental para minimizar estos efectos indeseados. Las soluciones más habituales para minimizar o hacer desaparecer estos efectos son:

  • Aumentar o desobturar ventilación. Hay que emplear las herramientas adecuadas para realizar un correcto mantenimiento del molde y/o audífono.
  • Cortar el molde y/o cápsula para ampliar la cavidad residual.
  • El redondeo de la punta del molde o cápsula a fin de aumentar la cavidad residual del conducto. El redondeo de la punta permite poder ganar hasta 1 cm3 de espacio en la cavidad residual. La mejoría vendrá condicionada en función de la morfología del CAE, siendo más complejo en conductos más estrechos y pequeños.
  • Reducir la amplificación para los sonidos fuertes y medios entre las frecuencias 250 y 500 Hz.
  • Aumentar el punto rodilla, si el fabricante nos permite dicha modificación, del canal más agudo para atenuar la sensación de los sonidos graves.
  • Aumentar ligeramente la ganancia en las frecuencias agudas (a partir de 2500 Hz) para atenuar un poco la sensación de escuchar excesivamente grave.

Nos encontramos también ante riesgos al aplicar estas soluciones que provocarían también quejas por parte del paciente:

  • Aparición de feedback al abrir demasiado la ventilación o al cortar el canal. Es decir, los audífonos podrían pitar con mucha facilidad provocando molestias en el usuario y en las personas que lo rodean.
  • Pérdida de sonoridad por reducción de ganancia en graves, produciendo una falta de audibilidad que puede provocar peor comprensión de las palabras.
  • Si modificamos el punto de rodilla podemos generar una descompensación de compresión entre canales.
  • Si cortamos mucho el canal podemos incidir en una pérdida de sujeción de la prótesis en el CAE.

Como hemos podido ver, las soluciones están al alcance de su audiólogo protésico para mejorar los efectos indeseados del eco o la reverberación. Contacte con su centro de audiología de confianza si padece estos efectos indeseados, que por otro lado, son habituales en los usuarios de audífonos.

¿Lo quieres compartir?

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.