Hipoacusia y lenguaje

La hipoacusia comporta alteraciones en el lenguaje, veremos a continuación en qué casos se produce.

Las pérdidas auditivas unilaterales van a afectar básicamente la localización, es decir la detección de la fuente sonora y van a generar también afectaciones de carácter social, pero no van a comportar dificultades en el desarrollo del lenguaje ni la lectoescritura. Sin embargo, si nos vamos a encontrar con dificultades en el desarrollo del lenguaje y en la lectoescritura en casos de personas con pérdidas de audición binaurales. Asimismo van a perjudicar las relaciones sociales y con su entorno.

Las repercusiones de las pérdidas de audición van a relacionarse en función de los siguientes aspectos:

  1. Edad de aparición y detección de la hipoacusia. La edad de inicio de una tratamiento efectivo de rehabilitación auditiva, es decir, adaptación de los audífonos o del implante coclear. Este es un aspecto clave que tiene una influencia directa e inmediata en el desarrollo de las capacidades lingüísticas de la persona.
  2. El grado de hipoacusia, siendo recomendable el uso del implante coclear en casos de hipoacusias severa-profunda, donde el rendimiento del implante es claramente superior al de los audífonos.
  3. Estado de las estructuras neurosensoriales relacionadas con la audición.
  4. La precocidad en la intervención educativa. Será también fundamental el trabajo multidisciplinar entre los padres, los audioprotesistas y el personal educativo para poder compartir la información acerca del desarrollo del niño. Con una información compartida, la toma de decisiones resulta más eficiente y determinante.
  5. Características individuales del sujeto, teniendo en cuenta las capacidades de aprendizaje así como el apoyo de la familia.
  6. Habilidad de los entornos escolar y familiar para cubrir las necesidades comunicativas, lo cual será determinante para el futuro desarrollo lingüístico.

Afortunadamente cada vez son más frecuentes los “screening” auditivos en neonatos mediantes las pruebas de impedanciometría y de OAE’s (Otoemisiones acústicas transitorias), que se desarrollan en hospitales privados y públicos en los días inmediatamente posteriores al parto, detectando con porcentajes de fiabilidad muy altos una posible hipoacusia.

 

¿Lo quieres compartir?

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.