Estimulación auditiva en bebés

Estimular la audición de tu bebé tiene numerosos beneficios, entre ellos, le ayuda a hablar antes.

Hablarle, presentarle objetos que suenen y repetir lo que diga tu bebé. Aprende a utilizar el recurso de la propia voz para llamar su atención con diferentes voces, tonos, canciones y risas.

Desde el nacimiento, la voz de la madre le calma y le tranquiliza, al igual que el latido del corazón, porque está acostumbrado a su musicalidad familiar, puesto que varios estudios han revelado que el bebé puede escuchar desde el útero materno.

Al principio, son las voces humanas los sonidos que más atraen la atención del bebé y es importante saber utilizar este recurso para llamar su atención con diferentes voces, tonos, canciones y risas.

 

Cómo funciona la audición en los bebés?

El oído, a diferencia de la vista, es un sentido que recibe información sin que nosotros hagamos nada porque permanece “conectado” y no hay que dirigirlo de forma consciente.

Durante el primer mes de vida, es aconsejable dirigirse al bebé siempre de frente. La estimulación auditiva está estrechamente relacionada con la adquisición temprana del lenguaje y la comunicación. Una estimulación auditiva adecuada va a determinar que el niño pueda reconocer los sonidos del ambiente y responder a ellos.

El estímulo auditivo consiste básicamente a hablar al bebé, presentarle sonidos diferentes y describirle de que se tratan. Es importante categorizar los sonidos para que el niño sepa diferenciarlos y asociarlos a  un objeto, una persona o una circunstancia.

 

Dos reglas básicas para estimular la audición de tu bebé

  • Una pronunciación exagerada y la creación de un diálogo a base de preguntas repetitivas. Como base de la adquisición del lenguaje, la estimulación auditiva tiene que estar unida a los movimientos del cuerpo, la utilización de la boca y la lengua.
  • Es importante que te mire para empezar a repetir sueños: primero serán gorjeos, sonidos guturales, después balbuceos y, finalmente, palabras. Cuando el niño emita un sonido, se tiene que repetir siempre lo que ha dicho para ir estableciendo pequeños diálogos muy enriquecedores para fortalecer el vínculo afectivo entre padres e hijos.
¿Lo quieres compartir?

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.