Pérdida auditiva unilateral en niños

A lo largo de la década de 1970 y hasta principios de la década de 1980, los profesionales de la salud auditiva a menudo subestimaron los efectos potencialmente perjudiciales de la pérdida auditiva unilateral (PAU).

El modus operandi prevaleciente sugería que un oído con audición normal era más que suficiente para apoyar el desarrollo típico del habla, el lenguaje, las habilidades sociales y académicas. Esta línea de pensamiento se demostró errónea en 1986 cuando Fred Bess, PhD, Anne Marie Tharpe, PhD, y sus colegas mostraros que los niños con PAU eran 10 veces más propensos a repetir un curso escolar respecto a los niños con audición normal, y a necesitar planes educativos especiales.

La falta de unanimidad de la comunidad científica, así como el hecho de que no existía un consenso profesional sobre la forma de identificar a los niños con PAU generó recomendaciones dispares entre los distintos profesionales de la salud. No fue hasta octubre de 2017, cuando Tharpe presidió la Conferencia de Pérdida Auditiva Unilateral en Niños, donde se presentaron las investigaciones realizadas por muchos de los principales expertos en PAU.

Aquí resumimos algunos aspectos destacados de la conferencia:

1. PAU en el mundo real

Dawna Lewis, PhD, ha desarrollado un impresionante laboratorio que permite la simulación de entornos que los niños comúnmente encuentran en el mundo real (por ejemplo, en el aula).

Recientemente, estudió el impacto de la PAU en el reconocimiento del habla y las estrategias de comunicación de los niños en entornos complejos.

Lewis informó que los niños con PAU tienen dificultades para entender el habla en un entorno con múltiples oradores. Lewis también notó que la disponibilidad de información visual (es decir, visualizar el movimiento de la boca del orador) mejora la capacidad de comprensión de muchos niños con PAU.

Sin embargo, también informó que muchos niños con PAU a menudo tardan más tiempo que sus compañeros con audición normal en localizar al orador en un grupo pequeño. Ella postuló que el esfuerzo necesario para localizar al hablante de interés puede requerir recursos cognitivos que podrían afectar negativamente la comprensión del habla.

2. Judith Lieu

Judith Lieu, MD, ha realizado varios estudios que examinan las consecuencias de la PAU en el desarrollo comunicativo, académico y social de los niños.

En la conferencia, Lieu informó que las consecuencias de la PAU van mucho más allá de las dificultades en la localización y la comprensión en ambientes de ruido. Los niños con PAU tienden a tener retrasos en el lenguaje que se manifiestan por primera vez en la primera infancia y persisten durante la adolescencia.

Describió los hallazgos de la investigación que mostraban cómo los niños con PAU utilizaban un lenguaje no tan desarrollado respecto al de sus hermanos con audición normal. Además, señaló que los niños con PAU tienen más probabilidades de tener problemas de comportamiento que los niños con audición normal. Factores como la pobreza familiar, la educación de los padres, el coeficiente intelectual no verbal y el grado de pérdida auditiva influyen en los resultados de estos niños.

Finalmente, revisó una investigación reciente que exploraba imágenes del cerebro para examinar las diferencias entre las respuestas fisiológicas de los niños con PAU y los niños con audición normal.

Los estudios de imágenes han demostrado que algunos niños con PAU tienen cambios funcionales en las complejas redes neuronales que gobiernan las tareas cotidianas, como escuchar, leer, etc. Por ejemplo, en algunos niños con PAU se muestra la reorganización de ciertas áreas del cerebro para que los otros sentidos compensen estas debilidades auditivas.

3. ¿Podemos predecir los resultados de los niños con PAU?

Christine Yoshinaga-Itano, PhD, discutió los factores que influyeron en los resultados de 132 niños con PAU e informó que los resultados del lenguaje medidos a los 3 años de edad no estaban influenciados por el sexo, el oído afectado (derecho o izquierdo), el grado de pérdida auditiva, el hogar, idioma, estado de la audición de los padres, y uso de audífono.

En contraste, el nivel de educación de la madre se correlacionó positivamente con los resultados lingüísticos de los niños con PAU. Yoshinaga-Itano notó que los retrasos en el lenguaje no se observaron generalmente durante el primer año y medio de vida de un niño, pero surgieron en muchos niños entre los 2 y 3 años de edad.

En consecuencia, recomendó que todos los niños con PAU sean evaluados por retrasos a los 24 meses de edad y que la intervención se proporcione según sea necesario. Ella notó que aproximadamente la mitad  de los niños con PAU en su estudio mostraron retrasos en el vocabulario y la comprensión del lenguaje abstracto a los 24 meses de edad, incluso cuando estaban inscritos en el programa de intervención temprana del estado.

4. La PAU puede generar fatiga

Benjamin Hornsby, PhD, compartió los resultados de una investigación que analiza la fatiga en personas con pérdida auditiva. La fatiga no está simplemente provocada por un alto esfuerzo físico, es un estado de ánimo; complejo que está influenciado por los recursos necesarios para mantener un rendimiento aceptable; en la atención y capacidad de comunicación de las personas durante su jornada.

Hornsby observó que la fatiga aparece de manera más intensa si el oyente siente que su esfuerzo hacia una meta no vale la pena. Las personas con pérdida auditiva bilateral han demostrado tener niveles más altos de fatiga que aquellas con audición normal.

Hornsby señaló que la investigación sobre la medición de la fatiga en niños con PAU es limitada, pero que las investigaciones preliminares sugieren que puede ser un elemento a tener en cuenta para entender las dificultades de desarrollo en estos niños.

5. Comprobando con CHEO

Elizabeth FitzPatrick, PhD, del Hospital de Niños del Este de Ontario (CHEO), compartió una revisión de los servicios de audiología en CHEO para 108 niños con PAU de 2003 a 2015. De la nota, ella informó que la edad promedio de identificación de niños con UHL era 5.4 años de edad antes de la prueba de audición del recién nacido y aproximadamente 4 meses después de la llegada de la prueba de audición universal para recién nacidos.

La identificación temprana de PAU presenta a los médicos la oportunidad de brindar una intervención temprana y posiblemente detener la marea de los déficits que pueden ocurrir. Sin embargo, la identificación temprana de niños con PAU también obliga a los médicos a tomar decisiones de intervención para una población para la cual hay muy pocas evidencias sobre la eficacia de las opciones de intervención disponibles.

En consecuencia, Fitzpatrick notó que existía un gran retraso entre la identificación de PAU (la mayoría antes de 1 año de edad) y la edad en que se recurrió a la amplificación (media = 42.9 meses). Fitzpatrick también informó sobre un estudio tangencial que explora los resultados de 38 niños con PAU. Menos del 40 por ciento de estos niños usaron sistemáticamente la amplificación inmediatamente después de que se identificó la pérdida, mientras que a los 4 años de edad, solo el 46 por ciento usaron la amplificación de manera consistente.

Además, informó que los niños con PAU eran más propensos que sus compañeros con audición normal a tener deficiencias en el desarrollo del lenguaje y dificultades con el reconocimiento del habla en el ruido.

Desafortunadamente, el uso de la amplificación no influyó en los resultados auditivos y de lenguaje, aunque algunas familias afirmaron que percibían que el uso de audífonos era beneficioso en situaciones del mundo real. Fitzpatrick hizo hincapié en la necesidad de más estudios a largo plazo que exploren los
resultados de los niños con PAU y los factores que influyen en estos resultados.

6. Entonces, ¿qué hacemos ahora?

Marlene Bagatto, AuD, PhD, resumió las complejidades asociadas con determinar si se debe recomendar la amplificación para estos casos.

Se refirió a un anexo sobre la amplificación para niños con PAU que se incluyó recientemente en el Protocolo de Amplificación del Programa de Ampliación de Audiencias Infantiles de Ontario (versión 2014.01 http://bit.ly/2EtMZr1).

Los profesionales de la salud auditiva pediátricos deben consultar este valioso recurso que brinda buenos consejos para tomar decisiones de intervención para niños pequeños con PAU.

7. Buenas vibraciones

Hillary Snapp, PhD, revisó las ventajas y limitaciones potenciales de los dispositivos de conducción ósea para personas con PAU.

Comentó el hecho de que el efecto sombra de la cabeza puede impedir el acceso adecuado a los componentes del habla de altas frecuencias cuando el sonido llega desde el lado del oído más pobre.

Señaló que el uso de un dispositivo de conducción ósea en el oído más pobre puede mejorar el reconocimiento del habla suave que llega del lado del oído pobre y también puede mejorar el  reconocimiento del habla en el ruido cuando el habla llega desde el lado del oído pobre.

También mencionó el desarrollo reciente de las mediciones objetivas de verificación del oído real de los dispositivos de conducción ósea, una herramienta que debería incluirse de manera rutinaria en la caja de
herramientas de cada audiólogo pediátrico (Hodgetts y Scollie, 2017).

Finalmente, Snapp discutió la necesidad de que los audiólogos pediátricos brinden a los pacientes y sus familias información detallada sobre las ventajas y limitaciones de las diversas opciones de tecnología
auditiva disponibles.

8. ¿Son efectivos los implantes cocleares en PAU?

Doug Sladen, PhD, habló sobre los pros y los contras de la implantación coclear en niños con PAU.

La implantación coclear es la única tecnología que puede restaurar parcialmente la función auditiva en el oído más pobre de un niño con hipoacusia profunda. Sladen compartió los resultados de su estudio en curso que está explorando los resultados de 33 adultos y nueve niños con PAU. Los nueves niños fueron implantados con un Implante coclear. Ocho de los nueve niños usan sus IC a tiempo completo.

Sladen también destaca que la implantación coclear puede mejorar la calidad de vida de las personas con PAU.

Es de destacar que los beneficios de los IC para niños con PAU congénita probablemente sean mejores si la implantación se realiza durante el primer o segundo año de vida. Para los niños con un hipoacusia de severa a profundo, se debe considerar rápidamente a los IC para evitar los efectos negativos de la privación auditiva.

Pero como muchos niños con insuficiencia hepática profunda congénita tienen un nervio coclear deficiente, debe realizarse una Resonancia magnética para evaluar el estado del nervio coclear antes de la implantación coclear (Otolaryngol Head Neck Surg. 2013; 149 [2]: 318 http://bit.ly/2EudTiE).

9. El Sistema Cros

Erin Picou, PhD, habló sobre su investigación sobre los beneficios de los dispositivos de enrutamiento de señal contralateral (CROS) para niños con PAU.

Antes de su investigación, la mayoría de los estudios que evaluaban los dispositivos CROS para niños con PAU se realizaron hace casi 30 años. Específicamente, los niños no siempre pueden estar sentados en filas mientras escuchan al maestro.

En cambio, los asientos en las aulas de hoy pueden organizarse en varias configuraciones, y los estudiantes a menudo trabajan en grupos pequeños en lugar de escuchar al maestro durante todo el día.

La investigación de Picou examinó el reconocimiento de voz y la comprensión de historias de niños en edad escolar en un aula simulada en la que llegó la señal de interés desde múltiples ubicaciones. Informó que tanto los sistemas de micrófono remoto como los dispositivos CROS mejoraron el rendimiento de los niños en algunas situaciones.

En particular, el uso de un CROS mejoró el rendimiento cuando se envió la señal hacia el oído más pobre de los niños. En todas las condiciones y tareas de escucha, el uso de un dispositivo CROS permitió una mejora pequeña pero constante en el rendimiento.

Ella sugirió el uso de sistemas de micrófono remoto en situaciones que involucren a un orador principal y para los niños más pequeños que tienen menos probabilidades de orientarse hacia el orador.

También sugirió el uso de dispositivos CROS en las aulas en las que la participación de los compañeros es importante y para los estudiantes mayores que rechazan el uso de un sistema de micrófono remoto.

10. Apoyando al niño

Cheryl Deconde Johnson, EdD, dio recordatorios conmovedores sobre los aspectos socioemocionales de la PAU.

Ella compartió un estudio de caso detallado que demostró cómo los niños con UHL corren el riesgo de desarrollar dificultades en la interacción entre pares y pueden estar más inclinados a tener problemas de comportamiento en la escuela.

También señaló que algunos niños con PAU pueden tener problemas con la baja autoestima. Existen varias herramientas y recursos accesibles para que los profesionales de la salud auditiva pediátrica ayuden a satisfacer las necesidades auditivas, académicas y de bienestar general de un niño.

Un ejemplo es la declaración de posición de la Asociación de Audiología Educativa http://bit.ly/2EspnmA sobre estrategias de intervención útiles para niños con PAU.

Si bien no existe un método infalible para predecir qué niños con PAU experimentarán dificultades en el desarrollo lingüístico, académico y social, la Conferencia de Pérdida Auditiva Unilateral en Niños 2017 http://bit.ly/2DS33Tc brindó actualizaciones muy necesarias sobre la evaluación y la administración de soluciones para estos casos.

¿Lo quieres compartir?

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.