En casa, proteja la audición de sus hijos

El mundo es ruidoso, incluso dentro de casa. La mayoría de los sonidos en el hogar se encuentran a un nivel sonoro seguro, como el sonido suave del zumbido de la nevera, pero también pueden escucharse sonidos muy fuertes como las sirenas de las ambulancias al pasar.

Eduque a sus hijos sobre cómo el ruido excesivo en casa y alrededores pueden resultar nocivos y causar pérdida de audición, enséñeles también cómo se pueden disminuir estos ruidos.

Diariamente utilizamos simultáneamente diferentes aparatos ruidosos o subimos el volumen del televisor para escucharlo mientras pasamos la aspiradora.

Con ello, y sin darnos cuenta, va subiendo el nivel de ruido general en la casa.

 

¿Cuáles son los niveles de ruido que producen pérdida de audición?

El sonido se mide en unidades llamadas decibelios (dB). Se pueden utilizar los decibelios ponderados A (dBA) para describir el sonido en función de lo que los oídos humanos realmente pueden escuchar.

Un susurro mide 30 dBA y una conversación normal mide entre 60 y 70 dBA. Mientras que los sonidos de 70 dBA o menos generalmente se consideran seguros, la exposición prolongada a ruidos de 85 dBA o más puede dañar las células ciliadas de la cóclea y producir pérdida auditiva inducida por el ruido.

La pérdida de audición inducida por el ruido ocurre cuando el oído está expuesto mucho tiempo a sonidos fuertes.

Cuanto más fuerte sea el ruido (más decibelios) menor será el tiempo que tardará en presentarse alguna lesión. La distancia de la fuente del sonido también influye.

Los sonidos se hacen más fuertes a medida que nos acercamos a la fuente y más débiles a medida que nos alejamos.

Limitando el número de fuentes sonoras activadas simultáneamente cuando nos encontramos cerca, ayudaremos a mantener un nivel de ruido saludable y cómodo.

 

Tres sugerencias para evitar el ruido en el hogar:

  1. Reduzca los ruidos donde se originan.
  2. Evite la competencia entre ruidos en una misma área de la casa.
  3. Enseñe la familia sobre las fuentes de ruido, los niveles de ruido y como evitar los ruidos nocivos.

Sugerencias prácticas para evitar el ruido en el hogar:

  1. El televisor, los juegos de video y la música deben mantenerse al volumen mínimo que permita escucharlo claramente. Si alguien en la habitación no escucha bien, active los subtítulos en lugar de subir el volumen.
  2. Busque maneras de reducir el ruido que se produce durante las tareas del hogar, por ejemplo, cierre la puerta del área donde esté usando un electrodoméstico.
  3. Compre juguetes que no emitan ruido. Si compra juguetes electrónicos, escoja las que tengan control de volumen y utilice los niveles más bajos.
  4. A la hora de comprar ciertos electrodomésticos, como un ventilador, el extractor de olores o un lavavajillas, pregunte por la clasificación de su nivel de ruido.
  5. Si su casa está situada en una zona de mucho ruido, haga lo posible para que no entre el ruido en su casa. Ponga masilla en las aberturas de las ventanas y las puertas.
  6. Utilice muebles y accesorios que disminuyan el ruido en el interior de la casa. Los cojines, las cortinas, las alfombras y los accesorios en las paredes ayudan a absorber más ruido.

Tomando algunas medidas preventivas sencillas haremos de nuestro hogar un lugar tranquilo en beneficio de nuestra audición y salud general.

¿Lo quieres compartir?

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.