Trompa de Eustaquio del lactante y del niño pequeño

En el lactante, la trompa de Eustaquio mide aproximadamente 18 mm, la mitad de la longitud de la del adulto. Además de otras diferencias anatómicas, el músculo periestafilino externo (tensor del velo de paladar), también es menos eficiente.

Por lo general, la trompa de Eustaquio está cerrada y se abre en determinadas acciones como la deglución, el bostezo o el estornudo, lo que  permite la igualación de las presiones del oído medio y la del conducto auditivo externo (presión atmosférica). Este músculo está implicado en la abertura de la trompa de Eustaquio.

 

Funciones de la Trompa de Eustaquio

La trompa de Eustaquio cumple por lo menos tres funciones fisiológicas con respecto al oído medio:

  1. Protección de la presión acústica y las secreciones nasofaríngeas.
  2. Drenaje y eliminación de secreciones (mucosidad) producidas en el oído medio hacia la nasofaringe.
  3. Ventilación del oído medio para equilibrar la presión del oído medio con la presión atmosférica del conducto auditivo externo. La ventilación del oído medio es la función más importante de la trompa de Eustaquio, dado que la audición es óptima cuando ambas presiones son relativamente iguales.

 

Edad

La otitis media es una enfermedad del lactante y la primera infancia. El pico de esta enfermedad se produce entre los 6 y los 18 meses de vida.

Como el lactante y el niño pequeño tiene una trompa de Eustaquio más corta y horitzontal que la del niño mayor y el adulto, las secreciones nasofaríngeas pueden refluir con más facilidad hacia el oído medio.

 

Patogenia de la otitis media

El origen y desarrollo de la otitis media es multifactorial, y comprende factores como infección (por lo general, viral o bacteriana), función de la trompa de Eustaquio, estado inmunológico, alergia, ambiente (fumador pasivo, asistir a la guardería) e incluso factores sociales (amamantamiento).

Los factores más importantes de otitis media en los lactantes y niños pequeños es que tienen una trompa de Eustaquio funcional y estructuralmente inmadura, y un sistema inmune también inmaduro.

Cuando están expuestos a infecciones del tracto respiratorio superior, la otitis media es una complicación común.

En la mayoría de niños, la otitis media puede seguir esta secuencia de sucesos; el paciente presenta un episodio precedente (causado en general por una infección viral del tracto respiratorio superior) que provoca congestión de la mucosa respiratoria de todo el tracto respiratorio (nariz, nasofaringe, trompa de Eustaquio y oído medio).

La congestión de la mucosa de la trompa de Eustaquio causa obstrucción de la porción más estrecha de la trompa (istmo). Esta obstrucción determina una presión negativa en el oído medio y, después la aparición de un derrame (secreciones mucosas) en él.

Estos mocos del oído medio no tienen salida y se acumulen en su interior. Como este derrame puede ser asintomático y no conocido por los padres, no motiva la consulta médica.

Sin embargo, durante el curso de esta infección, el virus causante de la infección primaria y las bacterias potencialmente patógenas que colonializan la nasofaringe pueden entrar en el oído medio a través de la trompa de Eustaquio y causar una otitis media supurada aguda, que se caracteriza por los los signos y síntomas de una infección aguda, por ejemplo, hipertermia y otalgia.

¿Lo quieres compartir?

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.