Pantallas y el retraso en el habla

Hoy es raro encontrar a alguien que no lleve un smartphone y una gran parte de la población utiliza tablets en su vida diaria.

Estas tecnologías se han convertido en un elemento más del hogar que usamos de forma habitual para múltiples tareas. Los niños, sobre todo los pequeños, se sienten atraídos por una pantalla con luces, colores y sonidos llamativos.

Aunque el uso de las nuevas tecnologías puede ayudar al desarrollo infantil, también es necesario conocer a qué los exponemos cuando les damos acceso ilimitado.

La Academia Canadiense de Pediatría, junto a la Americana han realizado un estudio que demuestra una asociación entre el tiempo de uso de tablets o smartphones y el retraso en el desarrollo del lenguaje.

Esta investigación sugiere que cuanto más tiempo pasan los niños menores de 2 años jugando con smartphonestablets y otras pantallas portátiles, más probabilidad tienen de sufrir retrasos en el habla.

En el estudio se analizaron los datos de 893 niños con edades entre los 0 y 24 meses de edad. Por un parte los padres informaron la cantidad de tiempo (minutos) que pasaban sus hijos al día frente a las pantallas a la edad de 18 meses.

Por el otro, los investigadores utilizaron una herramienta de monitoreo validada para evaluar el desarrollo del lenguaje de los niños también a los 18 meses (si el niño usa sonidos o palabras para llamar la atención, si junta palabras y cuántas palabras usa).

Según la doctora y profesora de la Universidad de Toronto Catherine Birken, un 20% de los niños pasaron un promedio de 28 minutos al día usando pantallas.

Cada incremento de 30 minutos de tiempo diario que pasa el niño utilizando la pantalla portàtil, se asoció con un aumento del 49% de riesgo de lo que los investigadores llaman retraso expresivo del habla, que básicamente es la habilidad de usar sonidos y palabras.

El estudio no encontró ninguna relación entre el uso de un dispositivo portátil y otras áreas de comunicación, como gestos, lenguaje corporal e interacción social.

La doctora Birken y su equipo recomienda que los niños menores de 18 meses no usen ninguna pantalla, aparte del video-chat con la familia.

El ruido y los estímulos de una pantalla pueden ser una distracción para un niño pequeño y pueden causar un aislamiento entre ellos y sus padres, dijeron los pediatras.

Cuanto más tiempo pasen los menores de hasta 2 años frente a la pantalla más aumenta la probabilidad de que tengan retrasos en el desarrollo del habla.

Para los niños de entre 18 y 24 meses de edad, la Academia Americana de Pediatría no hizo una prohibición.

Pero sí recomienda a los padres elegir una programación de alta calidad y verla con sus hijos para ayudarles a entender qué es exactamente lo que están viendo. Entre los 2 y los 5 años se recomendó no superar su uso más de una hora al día.

Estos efectos negativos podrían deberse a que el tiempo en que se usa la pantalla reemplazaría la interacción entre padres e hijos (jugar, leer, hablar, cantar, etc.) que son decisivo para un desarrollo beneficioso del lenguaje.

Para saber más:

https://journals.lww.com/jrnldbp/Fulltext/2019/02000/Mobile_Media_Device_Use_is_Associated_with.3.aspx

¿Lo quieres compartir?

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.