audiopacks audiologia conexion connexio ojos ulls timpanos timpans

La conexión entre ojos y tímpanos

Un equipo de neurocientifícos de los departamentos de Psicología y Neurociencia y Neurobiología de la Universidad Duke, en Estados Unidos, ha descubierto que cuando movemos los ojos, los tímpanos lo hacen en sincronía. Este fenómeno ocurre también aunque nos encontremos en silencio.

Si desplazamos los ojos a los lados (horizontalmente) mientras mantenemos la cabeza en posición recta, se producen cambios en la presión de nuestro canal auditivo y vibraciones que hacen que los tímpanos también se pongan en movimiento.

Este movimiento de los tímpanos ocurre unos 10 milisegundos antes de que los ojos se muevan, lo que, en opinión de los neurocientíficos, sugiere que un mismo mecanismo cerebral controla ambas cosas.

Los investigadores examinaron este fenómeno en humanos y en macacos Rhesus obteniendo idénticos resultados.

 

Un mecanismo básico

Los científicos saben desde hace tiempo que los ojos y los oídos participan en nuestra capacidad visual y auditiva. De hecho, la mayoría de la gente encuentra que es más fácil entender a una persona si pueden verla, y en concreto si pueden atender a sus labios.

Sin embargo, la forma en que el cerebro combina ambos tipos de información aún presenta muchas preguntas.

En el experimento que realizaron, se pidió a dieciséis voluntarios a los que se habían colocado unos micrófonos muy sensibles para captar las vibraciones de los tímpanos, que siguieran con sus ojos el trazado de una luz LED.

Los expertos encontraron que cuando los movían, sus tímpanos lo hacían en consonancia con ellos y que los movimientos más pronunciados ocasionaban asimismo mayores vibraciones.

Demostraron un patrón regular y predecible de movimientos oscilatorios del tímpano asociados con los movimientos de los ojos.

Cuando los ojos se mueven hacia la izquierda, ambos tímpanos se mueven inicialmente hacia la derecha y luego oscilan hasta que se completa el movimiento del ojo. Los movimientos oculares en la dirección opuesta producen un patrón oscilatorio en la dirección opuesta.

La profesora Jeennifer Groh y sus colaboradores sospechan que esta sincronía entre las oscilaciones del tímpano y el movimiento ocular facilita nuestra comprensión del entorno, ya que pueden ayudar al cerebro a conectar imágenes y sonidos.

Ahora, los investigadores quieren estudiar el papel de este fenómeno en nuestro sentido del oído y si los movimientos oculares de arriba hacia abajo (verticales) originan igualmente estas vibraciones.

También esperan que su trabajo ayude a comprender los déficits auditivos y visuales, así como trastornos del lenguaje o autismo entre otros.

 

Referencia: The Eardrums Move When the Eyes Move: A Multisensory Effect on the Mechanics of Hearing. K. G. Gruters, D. L. K. Murphy, Cole D. Jensen, D. W. Smith, C. A. Shera y J. M. Groh.

Proceedings of the National Academy of Sciences. Enero de 2018. DOI: 10.1073/pnas.1717948115

¿Lo quieres compartir?

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.