audiopacks audiologia juego infantil joc

El juego infantil es cosa seria

El juego es una actividad intrínsecamente satisfactoria, algo que los niños hacen solo para divertirse.

Piaget estaba convencido de que el juego permite a los niños ejercitar y fortalecer sus competencias.

El juego sensoriomotor se inicia muy pronto y se desarrolla de modo muy similar en todas las culturas.

Primero el bebé juega con su propio cuerpo, por ejemplo, cuando se succiona el pulgar. Después manipula objetos externos, como peluches o sonajeros, hasta realizar finalmente, alrededor de los 12 meses de edad, un juego funcional, donde utiliza los objetos en las funciones que cumplen normalmente, como apretar las tecles de un teléfono de juguete o jugar con un coche, en lugar de limitarse a succionarlo o golpearlo.

 

El juego simbólico o pretendido

Alrededor de los 11-13 meses, aparece el juego simbólico o pretendido. En este juego el niño pretende realitzar actividades con las que está familiarizado, como comer, beber o dormir.

Entre los 18 y 24 meses pretenderá efectuar varios actos en una secuencia lógica, coordinando sus acciones con las de un compañero, realizando juegos sociales de imitación mutua y a veces hasta coopera para alcanzar una meta.

El juego simbólico llega a su plenitud en la etapa preoperacional. A los 2 años los niños pueden valerse de un objeto (caja) para representar otro (carrito) y utilizan ya el lenguaje para crear su mundo de fantasías.

Entiende claramente la “pretensión”, por ejemplo, si le damos un paño y le decimos que limpie la comida imaginaria que ha caído sobre la mesa, lo harán.

Este hecho indica que pueden construir una representación mental de un hecho ficticio y actuar de acuerdo a la representación.

Alrededor de los 2 y 5 años, el juego simbólico se vuelve más social y complejo. Empiezan a colaborar en la planificación de esta actividad, asignan nombre a los papeles, se los distribuyen entre ellos, proponen guiones  del juego pudiendo modificarlo sobre la marcha.

 

¿Qué ventajas ofrece el juego?

Desde el punto de vista intelectual, crea un contexto donde pueden usar el lenguaje para comunicarse y la mente para imaginar, para crear estrategias y resolver problemas.

Este tipo de juego favorece también el desarrollo social a través de los papeles diversos que deben asumir, coordinar las actividades y resolver las disputas que puedan surgir.

También aprenden los papeles adultos y se entrenan en ellos cuando por ejemplo juegan a los oficios.

Finalmente, el juego suele favorecer un desarrollo emocional sano, al permitir al niño expresar los sentimientos que le molestan o resolver conflictos emocionales.

Los padres pueden impulsar el desarrollo de este tipo de juego si dan a sus hijos una base segura de afecto y si participan en sus representaciones infantiles.

¿Lo quieres compartir?

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.