audiopacks barcelona prosodia ritmo tono enfasis habla parla

Prosodia: ritmo, tono y énfasis en el habla

Hablar es algo más que pronunciar palabras. Nuestro lenguaje tiene ritmo y una cadencia regulares; ponemos más realce a ciertas palabras, y cambiamos el tono de nuestra voz para marcar las frases y distinguir entre afirmaciones e interrogaciones.

A través del ritmo, tono e intensidad de nuestro discurso, transmitimos nuestras emociones.

Estos aspectos del lenguaje hablado se reflejan en el lenguaje escrito, a través de los signos de puntuación; puntos, comas, exclamaciones o interrogaciones nos indican la prosodia en cada momento.

 

¿Dónde se ubica la prosodia en el cerebro?

Estudios realizados con personas sanas y pacientes con lesiones cerebrales, muestran resultados que sugieren que la prosodia es una función especial del hemisferio derecho.

El cerebro es asimétrico en cuanto a su estructura como en su función. Sabemos que el hemisferio Izquierdo esta más especializado en analizar secuencias de estímulos que ocurren uno detrás del otro.

En el caso del habla, que es un fenómeno secuencial (secuencias de palabras compuestas a su vez por secuencias de fonemas), tiene sentido que sea el hemisferio izquierdo el especializado en su producción y percepción.

A su vez, las funciones perceptivas del hemisferio derecho están más involucradas en analizar configuraciones y formas espaciales y geométricas que se producen a la vez.

Funciones amplias como las capacidades musicales y la expresión y reconocimiento de las emociones ser relacionan con este hemisferio cerebral.

La prosodia se parecería a cantar y  a menudo sirve como vehículo para expresar las emociones.

 

La percepción de la prosodia en los niños con pérdida de audición

Mucha de la información acústica necesaria y suficiente para discriminar aspectos prosódicos del habla, se ubica en el rango de frecuencias graves, por debajo de los 1000 Hz.

La mayoría de los niños con pérdida de audición incluyendo los que solo tienen audición en esas frecuencias graves, utilizando las prótesis auditivas necesarias y con la estimulación logopédica pueden captar estos aspectos suprasegmentales o prosódicos.

Estos aspectos prosódicos no pueden ser captados ni desarrollarse cuando el canal para captar el lenguaje hablado es exclusivamente visual a través de la lectura labial, ya que no existe información visual de ellos.

Si el niño con deficiencia auditiva tiene acceso a edades tempranas a la percepción de la prosodia, las cualidades de la voz serán muy naturales.

Cuando esta percepción llega a edades más tardías, pasados los períodos críticos, sin producirse la retroalimentación de estos aspectos, el habla carece de la utilización adecuada de las pausas, los acentos, ritmo y entonación, pudiendo resultar incomprensible para una persona no entrenada en la comunicación con estos niños.

¿Lo quieres compartir?

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.