audiopacks audiologia conduccion conduccio perdida auditiva perdua

Conducción y pérdida auditiva

Para la conducción al volante se requiere una buena organización, concentración y una buena coordinación de toda la información que nos llega desde el exterior.

Un pequeño despiste puede convertirse en una situación peligrosa si no somos capaces de reaccionar en el mismo momento. Por ello, poner todos los sentidos en la conducción es fundamental.

Un 90% de la información que obtenemos al conducir nos llega por medio de la vista, aunque una buena audición también es importante para circular con seguridad. Sin ella no podríamos reaccionar ante la rápida aproximación de vehículos o, ante los ruidos que emite el vehículo cuando algo no funciona bien.

Y ¿qué pasa con aquellas personas que tienen pérdida auditiva? ¿Tienen problemas a la hora de conseguir o renovar el carnet de conducción?

Para obtener el permiso de conducir (o renovación), es necesario que los conductores pasen una revisión médica en un Centro de Reconocimiento de Conductores homologado por la Dirección General de Tráfico (DGT).

En el caso de la audición, el examen consiste en dos pruebas: la otoscopia (inspección del pabellón y del conducto auditivo externo) y la audiometría tonal (analiza la audición emitiendo tonos a distintas frecuencias e intensidades).

Una vez acabado el reconocimiento, el médico dictamina a través del índice IPC el grado auditivo del conductor. Es importante saber, que éste déficit no impedirá a la persona ponerse al volante.

El apartado 2 del Anexo IV del Real Decreto del B.O.E  sobre aptitudes psicofísicas para obtener o renovar el permiso de conducir, establece dos niveles de índice de pérdida auditiva combinada (IPC) para los dos grupos de permisos (profesionales y normales).

En el caso del grupo 1 (AM, A1, A, B, B+E y LCC), la normativa dictamina que para conducir sin restricciones, es decir, sin modificar las características del coche, no debe existir una pérdida de audición entre los dos oídos, con o sin audífono, de más del 45 %. Para el grupo 2 (BTP, C1,C1+E, C+E, D1, D1+E, D, D+E), el índice mínimo es del 35 %.

Si los resultados presentan déficit sensorial, el conductor deberá, como única restricción, utilizar de forma obligatoria espejos retrovisores exteriores y uno panorámico en el interior del coche, de forma que se potencie el área sensorial visual en pro de la auditiva.

El tiempo de vigencia del carnet de conducir no se modificará en absoluto. En el caso de los conductores con carnets profesionales, si éstos presentan un déficit superior al 35 % no se les permitirá la obtención o la renovación del carnet de conducir.

Si conduces y padeces de pérdida auditiva, se recomienda hacer comprobaciones a los espejos retrovisores, evitar subir mucho la radio, respetar las revisiones y el mantenimiento de los audífonos y en caso de cambio de las prótesis auditivas, evitar conducir hasta haber comprobado su correcto funcionamiento.

¿Lo quieres compartir?

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.