audiopacks audiologia meningitis perdida audicion perdua audicio

Meningitis y pérdida de audición

La meningitis es una enfermedad infecciosa que se caracteriza por la inflamación de las meninges. Las meninges son las membranas protectoras que recubren el cerebro y la médula espinal.

Actúan como barrera selectiva impidiendo la entrada de sustancias y micropartículas perjudiciales para nuestro sistema nervioso. Esta inflamación se puede producir por una infección viral, bacteriana o por otros microorganismos.

La meningitis es una enfermedad infecciosa y puede ser letal ya que esta inflamación afecta por proximidad al cerebro y  a la médula espinal.

Las secuelas más frecuentemente registradas son las relacionadas con la audición, (hipoacusia o pérdida auditiva sensorial), convulsiones, paresias, hidrocefalia y retraso madurativo.

 

Causas

La edad es uno de los factores de riesgo de contraer meningitis bacteriana. Los bebés tienen mayor riesgo de presentarla en comparación con las personas de otros grupos de edad. También los tipos de gérmenes varían según la edad.

Se suele transmitir de persona a persona a través de los microbios causantes de la meningitis. Las madres infectadas pueden pasar las bacterias como el Streptococcus del grupo B y E. Coli a sus bebés durante el parto.

 

Meningitis y pérdida de audición

La meningitis es una de las causas principales de pérdida de audición adquirida tras el nacimiento.

En el período perinatal (inmediatamente al nacimiento) la meningitis neonatal tiene una baja incidencia (2 a 4 x 10.000 nacimientos), pero una alta prevalencia de secuelas (40-50%) entre los que bebés que sobreviven,  como la hipoacusia neurosensorial.

La sordera se produce precozmente en el curso de la meningitis, pudiendo ser uni o bilateral (96%). En cuanto a la intensidad, el 48% es profunda, un 32% severa, un 11% moderada, y en menor porcentaje leve.

La pérdida auditiva es irreversible en la mayor parte de los pacientes y puede ser progresiva a lo largo de los meses posteriores a la meningitis. Un diagnóstico y tratamiento temprano también pueden evitar la pérdida auditiva o revertirla.

Las pérdidas profundas requerirán el uso de implantes cocleares, Una complicación adicional es la tendencia a la osificación de la cóclea postmeningitis, lo que dificulta la futura instalación de un implante coclear.

El empleo de inmunización contra estas bacterias ha reducido considerablemente la incidencia de meningitis y sus secuelas en los niños.

La mitad de los casos de pérdida de audición pueden prevenirse a través de medidas de salud pública que incluyen vacunar a los niños contra las enfermedades de la infancia, en particular el sarampión, la meningitis, la rubéola y la parotiditis.

¿Lo quieres compartir?

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.