audiopacks audiologia ruido bares restaurantes soroll bars restaurants

El ruido en los restaurantes y bares

Alrededor del 22% de la población en España está expuesta a niveles de ruido que sobrepasan los 65 decibelios (dB) diarios que recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS).

 

En ocasiones el ruido es un mal hábito en los restaurantes

El ruido también constituye un mal hábito en nuestros comedores. Cuando una persona va a un bar o restaurante, lo que busca es comodidad, un lugar donde poder mantener una conversación en un ambiente agradable.

Un local que dispone de un correcto acondicionamiento acústico influye de forma positiva en las personas y un alto nivel de ruido puede influirles negativamente.

En muchos establecimientos es difícil lograr un ambiente agradable debido al exceso de ruido, ya sea generado por los propios clientes, por los camareros durante el servicio, la música a veces no tan de fondo, los sonidos procedentes de la calle, de la cocina o de otros aparatos audiovisuales.

Muchos dueños de establecimientos no controlan bien el confort acústico porque no le dan la importancia debida.

Cuando van llegando más clientes y el ruido de fondo va aumentando, los clientes se ven obligados a subir el tono de voz para entenderse.

Cuando los clientes elevan el tono de voz para comunicarse, se produce un efecto contagio, que origina que los comensales de la mesa de al lado también deban subir la voz.

Y así sucesivamente, la sala se convierte en un ambiente demasiado ruidoso, con poca comodidad para quienes allí. Esta contaminación, no solo se basa en las conversaciones, sino que hay otros sonidos inevitables en el restaurante.

Es el caso de sillas o mesas que se mueven, las cafeteras, sonido de platos y cubiertos, puertas que se abren y se cierran, etc. También el uso de materiales de construcción no absorbentes incrementan el ruido de fondo.

La reverberación es un fenómeno sonoro producido por la reflexión que consiste en una ligera permanencia del sonido una vez que la fuente original ha dejado de emitirlo.

Cuando recibimos un sonido nos llega desde su emisor a través de dos vías: el sonido directo y el sonido que se ha reflejado en algún obstáculo, como las paredes de la sala, o las ventanas.

La situación dentro del bar o restaurante acaba convirtiéndose en agotadora y estresante.

 

La salud y el ruido

Como estamos viendo, además de una cuestión de comodidad, también es un tema de salud. Quienes están expuestos con frecuencia a ambientes ruidosos, son propensos a padecer algunas patologías y enfermedades relacionadas con la pérdida de audición, problemas de comunicación, distracciones, estrés, insomnio, etc.

Se están realizando muchas iniciativas para eliminar o paliar la contaminación acústica en los lugares y establecimientos públicos. Los comedores de los mejores restaurantes se encaminan hacia conseguir el ruido cero o “Noise Free”.

Si se controla el ruido existente en el comedor de los bares y restaurantes, conseguiremos  mejorar el confort acústico del establecimiento y aumentar el bienestar de los empleados y los clientes, y en especial en aquellos que tienen problemas de audición y utilizan audífonos.

¿Lo quieres compartir?

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.