audiopacks audiologia estrategias estrategies comunicacion comunicacio perdua perdida auditiva

Estrategias de comunicación para pérdida auditiva

A veces incluso llevando audífonos o cualquier dispositivos de asistencia auditiva, pueden existir algunas lagunas dentro de la comunicación.

La comunicación es una vía de doble sentido y tanto el oyente con pérdida auditiva como su compañero de conversación, pueden contribuir a reducir los problemas que pueden surgir durante una conversa.

A continuación os presentamos algunas estrategias de comunicación para el oyente y el compañero de conversa que pueden ayudar a mejorar las experiencias de conversación:

 

Obtener la atención de la persona

Debemos intentar obtener la atención del oyente antes de comenzar a hablar, por ejemplo, al decir su nombre o al tocar ligeramente la mano, el brazo o el hombro del oyente.

Este simple gesto preparará al oyente con pérdida auditiva para escuchar y le permitirá oír la primera parte de la conversación.

 

Mantener el contacto con los ojos

La comunicación visual es muy importante. Las expresiones faciales y el lenguaje corporal añaden información vital a la comunicación.

Por ejemplo, podemos ver la ira, la frustración o la emoción de una persona observando la expresión en su rostro.

La mayoría de los oyentes hacen uso de la lectura de labios. Al leer los labios, se puede comprender algunos sonidos que son más difíciles de escuchar, especialmente en situaciones ruidosas.

Es recomendable que el ambiente cuente con una buena iluminación siempre que sea posible ya que ayudará a la comunicación visual.

 

Tenga las manos libres

Al hablar, se recomienda mantener las manos lejos de la cara. Mantener buenos modales y no hablar con comida en la boca.

De esta forma se producirá un discurso más claro y permitirá que el oyente haga uso de esas señales visuales.

 

Hablar de forma natural

De debe habla de forma clara, pero sin exagerar. Sin necesidad de gritar. Gritar en realidad distorsiona las palabras.

No se recomienda murmurar ni hablar demasiado rápido, ya que este tipo de discurso es muy difícil de entender, incluso para personas sin pérdida auditiva.

Intente hablar a un ritmo normal, ni demasiado rápido ni demasiado lento. Usando pausas en lugar de hablar lento para darle al oyente tiempo para procesar el discurso.

 

Reformular frases en vez de repetir

Si el oyente tiene dificultades para entender algo, se debe buscar una forma diferente de decirlo. Si él o ella no entendió las palabras la primera vez, es probable que no las entienda por segunda vez.

Por lo tanto, deberemos reformular las frases con palabras distintas.

 

Reducir el ruido de fondo

Debemos tener en cuenta las interferencias que puede llegar a generar el ruido de fondo, sobretodo cuando la persona padece un pérdida auditiva importante.

Intentar reducir el ruido de fondo al conversar, por ejemplo, apagando la radio o bajando el volumen de la televisión, pueden ser unas opciones a tener en cuenta.

Muévase a una esquina tranquila o lejos de la fuente de ruido. Cuando vaya a un restaurante o haga una reserva para cenar, pida una mesa lejos de la cocina o de las zonas más propensas a ruido. Tenga en cuenta que a las personas con pérdida auditiva, pueden tener baja tolerancia a pequeños ruidos o bien tener interferencias cuando se cruzan dos voces simultaneas o más.

 

Utilizar estrategias anticipadoras

Es interesante mantenerse al día sobre los eventos actuales, leer reseñas de películas o obras de teatro antes de asistir, conocer los nombres de los compañeros de conversación al comienzo de una conserva y obtenga las agendas de las reuniones con anticipación. Un poco de preparación puede ayudar a anticipar los temas de conversación.

¿Lo quieres compartir?

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.