audiopacks jimi hendrix musica guitarra sonido

50 años sin Jimi Hendrix

El legendario Jimi Hendrix murió en Londres el 18 de septiembre de 1970 a causa de la aspiración de su propio vómito por una intoxicación de barbitúricos.

De este modo, el músico pasaba a formar parte del tristemente célebre Club del 27, artistas jóvenes fallecidos a esa edad en trágicas circunstancias: Brian Jones (1969), Janis Joplin (1970), Jim Morrison (1971), Kurt Cobain (1994) y Amy Winehouse (2011).

Pero lo cierto es que Hendrix no necesitaba de una muerte trágica para convertirse en leyenda. Su forma de tocar la guitarra, difícilmente comparable a ninguna otra en su momento, bastaba para que su nombre se hubiera mantenido entre los más destacados de la música del siglo XX.

De su indiscutible maestría con el instrumento que le propició la fama da fe una anécdota sobre sus primeros días en Londres en 1966, a donde había llegado procedente de Nueva York con cuarenta dólares en el bolsillo, siendo todavía un músico completamente desconocido.

Según se cuenta, en aquellos días de finales de septiembre del 66, en plena efervescencia del Swinging London, el rey indiscutible entre los músicos británicos era el guitarrista Eric Clapton, que por aquel entonces formaba trío en un grupo que devendría mítico en la historia del rock: Cream.

La fama de Clapton era ya tal que en algunas paredes de la capital británica aparecieron pintadas con el lema «Clapton es Dios».

Hendrix era también un admirador confeso de Clapton y el caso es que, cuando llevaba en Londres escasamente una semana, se le presentó la oportunidad de acudir a un concierto de Cream y, gracias a la mediación de quien le había facilitado el viaje, pudo subirse al escenario para tocar con ellos.

Y cuenta la anécdota que en cuanto Hendrix empezó a tocar los acordes de Killing Floor, un blues eléctrico de Howlin’ Wolf de difícil ejecución, Clapton quedó pasmado, tan impactado que sus manos se le cayeron de la guitarra y se bajó del escenario. Tal es la impresión que el recién llegado le había causado. Hendrix acababa de matar a Dios. O, como mínimo, de bajarlo del cielo.

La historia también cuenta que la admiración mutua entre ambos guitarristas no se vio afectada por aquel encuentro, pero es una buena muestra de que la fascinación que producía Hendrix con su instrumento no era sólo cuestión de florituras, de colocarse la guitarra en la espalda, de tocar las cuerdas con los dientes, de romper guitarras en el escenario o incluso pegarle fuego… Hendrix era un maestro y de eso se daban cuenta incluso otros maestros.

Anécdotas al margen, siempre quedará su música, los sonidos que creaba con las seis cuerdas de su Fender Stratocaster, el modelo de guitarra que él contribuyó a convertir en mítico. Imprescindibles los álbumes que publicó en vida, los tres con la Jimi Hendrix Experience:

Are You Experienced (1967)

Axis: Bold As Love (1967)

Electric Ladyland (1968)

Band of Gypsys (1970) en directo

 

Fuente: https://www.lavanguardia.com/

¿Lo quieres compartir?

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.