audiopacks barcelona perdida perdua auditiva memoria

¿Cómo afecta la pérdida auditiva a tu memoria?

Ayer, ¿alguien te dijo que tenias la televisión con el volumen alto? Puede tratarse de un indicio de pérdida auditiva si te ha pasado.

El problema es… si ya no lo recuerdas del todo. Y eso se está volviendo más problemático sobre todo durante los últimos meses. Puede darse el caso, por ejemplo en el trabajo, que ni siquiera llegues a recordar el nombre de un compañero nuevo.

Sí, lo acabas de conocer, pero tu audición y tu memoria parecen estar decayendo. Y mientras lo piensas, solo puedes pensar en una causa común: el envejecimiento.

Ahora, claro, la edad puede estar relacionada tanto con la pérdida auditiva como con la falla de la memoria. Pero resulta que estos dos síntomas asociados con la edad también están relacionados entre sí.

 

La relación entre la memoria y la pérdida auditiva

La pérdida auditiva puede ser un esfuerzo para tu cerebro de varias maneras mucho antes de que reconozcas la disminución de la destreza de tus oídos.

Tu cerebro, memoria e incluso tu vida social pueden, con el tiempo, verse abrumados.

¿Cómo se ve afectada gran parte de su cerebro por la pérdida auditiva? Hay varias formas específicas:

  • Esfuerzo constante: especialmente en las primeras etapas de la pérdida auditiva, tu cerebro va a experimentar una especie de agotamiento por hiperactivación. Eso es porque tu cerebro se esforzará por escuchar lo que está sucediendo en el mundo, aunque no haya señal de entrada (pone mucha energía tratando de escuchar porque sin reconocer que tiene pérdida auditiva, cree que todo está en silencio). Esto puede hacer que tu cerebro (y su cuerpo) se sienta cansado. Ese agotamiento mental y físico a menudo causa pérdida de memoria.
  • Mucho silencio: a medida que tu audición comience a vacilar, experimentarás más silencio (esto es especialmente cierto si se descuida la pérdida auditiva). Esto puede ser bastante aburrido para la región de tu cerebro que generalmente es responsable de interpretar los sonidos. Y si el cerebro no se usa, comienza a debilitarse y atrofiarse. Esto puede afectar el rendimiento de todos los sistemas de tu cerebro y eso incluye la memoria.
  • Aislamiento social: cuando tienes dificultades para oír, es probable que encuentres algunos obstáculos adicionales para comunicarte. Eso puede llevar a algunas personas a aislarse. Y el aislamiento puede resultar en problemas de memoria porque, una vez más, el cerebro no está recibiendo tanta interacción como antes.

El cerebro seguirá debilitándose cuanto menos se utilice. El aislamiento social, la depresión y los problemas de memoria irán apareciendo con el tiempo.

 

El sistema de alerta temprana: la pérdida de memoria

La pérdida de memoria no es exclusiva de la pérdida auditiva, por supuesto. Hay muchas cosas que pueden hacer que tus recuerdos comiencen a ser confusos, como la fatiga y las enfermedades (ya sean físicas o mentales). Por ejemplo, comer bien y dormir bien puede ayudar a mejorar tu memoria.

Las banderas rojas saltan cuando las cosas no están funcionando bien. Y tener dificultades para recordar quién dijo qué en la reunión de ayer es una de esas banderas rojas.

Esas señales de alerta pueden ser útiles si estás tratando de estar atento a la pérdida de audición.

Con frecuencia, es difícil detectar los primeros signos y síntomas de la pérdida auditiva. La pérdida auditiva no se desarrolla instantáneamente. El daño a tu audición generalmente está más avanzado de lo que te gustaría cuando realmente observas los síntomas. Sin embargo, si comienzas a notar síntomas relacionados con la pérdida de memoria y lo revisas temprano, es muy probable que puedas evitar algún daño a tu audición.

 

Recuperando tu memoria

En los casos en que la pérdida de audición ha afectado tu memoria, ya sea a través del aislamiento social o el agotamiento mental, la primera tarea es controlar el problema de audición subyacente. Cuando tu cerebro deje de luchar y de estresarse demasiado, podrás volver a sus actividades habituales. Debes ser paciente, ya que tu cerebro puede tardar un poco en adaptarse a la audición de nuevo.

La pérdida de memoria puede ser una advertencia práctica de que de debe vigilar el estado de tu audición y proteger tus oídos. Esa es una lección para recordar a medida que envejeces.

¿Lo quieres compartir?

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.